sábado, 17 de julio de 2010

Mala persona


Llevo más de diez años sufriendo acoso por mi condición sexual en mi lugar de trabajo.
No es un acoso directo, pero el suelta que algo queda a veces puede hacer aún más daño.
He tenido que soportar pintadas, comentarios en reuniones, trampas invitándome a ir de putas, insinuaciones de jefes para ver si caía en la trampa y lo último, hace pocos días, el que me cataloguen de mala persona por el simple hecho de ser gay y como tal, como todo este tipo de personas, un ser rastrero y malvado.

Durante estos años he sufrido mucho, he llorado bastante y me he esforzado en mejorar mi capacidad de trabajo para que nadie pudiera encontrar una grieta por donde poder atacar.

Hoy me dado cuenta que todo esto, con el paso del tiempo, lo que ha hecho es fortalecerme.

Me siento muy orgulloso de como soy y no les voy a dar el gusto de que me vean derrotado.


Algora - Querido Hombre Cebolla