miércoles, 3 de noviembre de 2010

Prejuicios ( la historia de distante y difícil)

Que tontos podemos ser a veces!!

Este fin de semana me han pasado cantidad de cosas, pero ha habido una que ha sido especialmente bonita.

El sábado me decidí a hablar con una persona (difícil) a la que hasta ese momento consideraba, sin conocerla, arrogante y gilipollas.Lo curioso del tema es que a su vez esa persona me consideraba un pijo rancio y gilipollas (distante)




Y lo mejor es que durante años nos hemos ido cruzando por la vida por sitios diversos. Incluso un fin de semana en Barcelona , siendo los dos de Madrid, me lo encontré en un garito de copas.

En estos años simpaticé con una de sus mejores amigas y mira por donde el preguntar por ella fue lo que hizo que se rompiera el hielo.
Y el hielo se rompió y sacó a la luz a dos personas que se comunicaban de maravilla, con muchas cosas en común.

Difícil escondía ,al contrario de lo que parecía, a  una persona encantadora, culta, fácil de trato.Alguien por el que apostar como amigo, un gran amigo.

Nos hemos reído mucho estos tres días  recordando encuentros con cruces de miradas que lo decían todo sin necesidad de hablar.(las miradas asesinas de distante tienen fama de ser terribles por el desprecio que llegan a albergar) y pensando en como, por los malditos prejuicios, hemos perdido la oportunidad de disfrutar con anterioridad de muchos grandes momentos.

Siempre he pensado que las cosas no pasan por casualidad y en este caso esta claro que tanto cruce durante tantos años no podía ser fruto de la casualidad.Todo pasa por algo y la primera lección es la de que nunca nunca se debe prejuzgar.


Ana Torroja - Con sólo un beso

9 comentarios:

  1. Claro que las cosas no pasan por casualidad...es por algo. Muchas veces nos perdemos conocer a gente maravillosa por los prejuicios y es una pena. Un beso y feliz miercoles

    ResponderEliminar
  2. como bien dices, las casualidades no existen :-)
    Que bueno descubrir un amigo allí donde antes había un absurdo prejuicio... y es que muchas veces nos empeñamos en esto de las "primeras impresiones visuales" que pueden ser tan engañosas.

    Que raro se me hace que alguien te perciba como "distante" :-)
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me da a mí que este chico debe ser super interesante. Me le imagino atento, educado y muy pendiente de sus amigos. Espero que vuestra relación de amistad sea eterna, a este tipo de personas no hay que dejarles escapar, cuanto más cerca mejor.

    Espero que hayáis aprendido la lección y os olvidéis de los prejuicios, al fin y acabo no sirven para nada y solo traen problemas.

    Me alegro mucho!

    Un beso

    UT

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente las cosas pasan por algo! y no se puede prejuzgar tan rápido a las personas! :)

    ResponderEliminar
  5. Como te gusta esta cancioncilla... y esta versión!!! jejeje a mi también desde que me la descubriste. 1 abrazo!!!

    ResponderEliminar
  6. demasiado deprisa juzgamos a las personas, y además, en muchas ocasiones no nos dejamos ni conocer nosotros ni conocer a los demás, y nos pasa lo que nos pasa, que no nos abrimos.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que todos tenemos prejuicios y que ninguno lo reconocemos.
    Cuánto me alegro de que gracias a que has superado este, ahora disfrutes de un nuevo amigo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Bueno discrepo en lo de la casualidad, pero me alegra ver que, en este caso, quizá no lo fuera. Si has ganado un amigo, ya sabes: has ganado un tesoro ;)

    ResponderEliminar
  9. A veces, nos dejamos llevar por nuestros prejuicios, y eso es un gran error. Afortunadamente, hay veces que nos damos cuenta de nuestro error, y eso nos hace darnos cuenta de que las cosas no ocurren por casualidad, sino más bien por causalidad.
    Un abrazo.
    Rampy

    ResponderEliminar

Deja un comentario que nos alegre el día