miércoles, 1 de septiembre de 2010

Yo fui "la otra, la otra" y a nada tuve derecho

Hoy he escrito por todo lo que no hice este verano




Siempre he dicho que he tenido dos grandes amores en mi vida: una chica y un chico.
Ella, el primer amor. La conocí en el insti y estaba loquito por estar con ella.
El, mi pareja, con la que llevo 10 años.

Pero por medio ha habido unas cuantas ellas y varios ellos y dentro de los ellos hubo uno muy muy importante.
Le conocí allá por el 98, en una de las etapas más emocionantes de mi vida ya que implicaba varios cambios importantes: trabajo fijo y salir de casa de mis padres.

Nos conocimos en un chat (siempre he sido muy de chat, pero eso es otro capítulo aparte) y recuerdo que esa misma tarde se presentó en casa. Me llamó la atención que vino con una escayola.Se ve que mi conversación vía pantalla de ordenador ya era bastante convincente por aquella época.

No pasó nada de lo que alguna mente calenturienta haya podido imaginar. Hubo una conexión estupenda y me comentó que vivía con su hermano. Era todo perfecto: chico guapo, majete y soltero! y habíamos conectado. Que más se podía pedir!

Mi intento de relación anterior había resultado un poco chasco. Era una persona popular por aquellos tiempos por esto del mundo de la tele y ese fue el argumento que me dio para darme puerta. Yo iba con el por su popularidad.

Por cosas como estas andaba con pies de plomo, pero el pequeño escayolado parecía diferente. Y tanto que lo era!!

Empezamos a quedar y a los 15 días yo ya estaba coladito y el parecía estar igual!! pero claro todo lo bueno no dura eternamente así que una tarde de cafés en la Sastrería (lugar de encuentro mítico en el chueca de finales de los 90) me comentó que tenía algo importante que decirme: El chico con el que vivía no era su hermano sino su pareja.



Yo siempre me había negado a meterme en este tipo de historias, pero la verdad es que estaba realmente colado por el pequeño mentiroso. Decidimos que eso no podía seguir y esa noche dimos rienda a la pasión más desenfrenada que uno pueda imaginarse mientras de fondo sonaban, como no podía ser de otra manera, una serie de boleros a cual más dramaqueen. No recuerdo jamás en mi vida haber hecho el amor y llorar tanto de manera conjunta como aquella noche.

Pero...no supimos cortar la relación porque nos sentíamos realmente cómodos el uno con el otro así que, sé que esto no le gustara si lo lee, terminé siendo "la otra". Venía al trabajo a desayunar conmigo, pasamos las tardes juntos, me ayudaba con mil tareas y por la noche...por la noche se iba a dormir con su pareja.

Cometimos varios errores importantes, pero el más gordo y al que jamás me debí prestar, fue tener el morro de quedar con el tercero en discordia. Años después lo hemos comentado y llegamos a la conclusión de que eramos muy inocentes,comparado con lo que se ve hoy en día, y bastante inconscientes.

El tiempo pasaba y yo cada vez me sentía más cómodo con él.En mi interior aspiraba a que al final dejaría a esa persona para venirse conmigo.
Recuerdo que me iba con una amiga a merendar cerca de su trabajo para poder pasar más rato juntos e incluso le llegué a ayudar a meterle en un curro cuando se quedó en el paro y lo que hacíamos era quedar por las tardes en su trabajo. Yo le hacía compañía hasta una hora concreta y luego me iba porque aparecía el legitimo a recogerle.

Sé que habrá gente que no lo entenderá, pero fue una de las etapas más bonitas y a la vez más duras de mi vida. Los sentimientos que se generaron en mi hacía esa persona fueron inmensos y aún hoy en día siento algo muy especial, derivado con los años hacía otro tipo de cariño.

Un día toda esta historia se acabó.Yo me llevé el papel de malo, el culpable de llevarle por el mal camino.
Una mañana recibí un mail en el que su pareja me decía que estaba al tanto de todo y que tuviera cuidadito. Apareció en mi trabajo a devolverme todos aquellos regalos que yo le había hecho a su chico y me prohibió acercarme a él. Me acojoné y procuré evitarles todo lo que pude. Lo que más me dolió fue la indiferencia con la que me trató el que para mi era mi chico, pues pasaba más tiempo conmigo que con él. Lloré durante mucho tiempo, pero el tiempo todo lo cura.

Un día, bastantes años después, al ir a subir al metro vislumbré en uno de los bancos a una persona que me recordaba a él. Con cierto miedo me acerqué y le dije: hola, te puedo saludar o me pegaras una hostia? (esa había sido la despedida tiempo atrás) ¡Perdón?! me contestó. No me había reconocido, pero al momento todo cambió. Allí estábamos los dos, más maduros, más guapos, más hechos, más mayores. Nuestras vidas habían cambiado mucho.

Nos despedimos en el metro, pero no nos dimos los móviles. Otra vez nos separábamos.
El tiempo, la vida, el destino, llámale X, quiso que nos volviéramos a encontrar y que pudieramos hablar tranquilamente sobre ese episodio de nuestras vidas. Me pidió perdón y a día de hoy es uno de mis amigos más especiales.

Muchas veces me dicen que quizás dejo escapar oportunidades de conocer a gente especial, gente que se me acerca por simpatia, pero yo aunque parezca un chico de "corazón grande" como me definió una vez otra persona por la que sentí un afecto muy especial, ya me subí a ese tipo de trenes una vez y dudo que lo vuelva a repetir.


Marifé de Triana - Romance de la otra


16 comentarios:

  1. Qué duro tuvo que ser para tí todo lo que cuentas Bimbi...

    Lo que no entiendo es porque no fue el pequeño mentiroso el que terminó contigo, porque tuvo que ser el novio el que te dejara las cosas claras. Creo que tu pequeño mentiroso demostró no tener mucha personalidad. Porque duro iba ser de cualquier manera pero quizá te hubiera ahorrado algo de sufrimiento si en vez del novio se presenta él en tu trabajo y te explica porque ha decidido romper con lo vuestro.

    Cuentas que te pidió perdón y eso de reconocer que se han hecho las cosas mal y hemos hecho daño a alguien querido es bueno. Ahora eso pasó y tu herida cicatrizó y eso es mejor jeje.

    Lo que está claro es que "tu persona especial" no te cambiará por nadie, quizá ya la conozcas o quizá esté por venir.

    Un beso gordo, gordo, gordo

    P.D Me apunto la peli del post anterior jeje

    ResponderEliminar
  2. Los sentimientos son algo difícil de controlar y cuando nuestro corazón tira hacia un lado decirle que no es matarle a poquito. Pero hay situaciones que nos superan y que no somos capaces de controlar. Son momentos duros a los que creo todos alguna vez nos enfrentamos.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  3. vaya historia niño... que mal debió de ser, y aunque bueno de cierto modo digamos que a ti te puedo entender por eso de estar enamorado y tal pero al que no entiendo es al pequeño mentiroso que mantuvo esa situación alargada en el tiempo. Y bueno la intromisión del otro para romper es del todo inaceptable...
    pero, bueno... las personas somos así y entiendo que a día a día uno se mete en situaciones sin casi darse cuenta y luego pasa lo que pasa.

    Me alegro que con el tiempo todo eso pasó a segundo o tercer plano y manteneis ahora una normalizada y especial relación de amistad. Eso te da la seguridad y el alivio que aunque el fuera un pequeño menitoroso lo que vivisteis fue real

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. La historia es bonita y dura...pero rezuma realidad...bueno no hay que culpar a nadie de nada sino tener en cuenta que erais unos pipiolos sin demasiada cabeza...sin mas. Con lo que me quedo de todo ello es que habeis sido lo suficientemente intelignetes para haber podido recuperar una amistad.
    Wallinstein.

    ResponderEliminar
  5. Bueno no le quiero disculpar porque evidentemente en esta historia de tres todos tuvimos nuestra parte de culpa, pero también eramos más jovenes, más inmaduros y quizás yo no le ofrecí la seguridad suficiente como para dar un paso tan importante! A día de hoy os aseguro que es alguien muy importante en mi vida y soy consciente de que lo soy en la suya

    ResponderEliminar
  6. A pesar de lo duro que pueda ser que te dejen por "el otro", creo que es mejor vivir estas historias que no tener ninguna para recordar. Han pasado los años y ahora es un buen amigo y tu tienes pareja. Has ganado a dos personas en tu vida. Eres afortunado.

    Un beso (en la otra mejilla)

    ResponderEliminar
  7. Hay algo con lo que no estoy de acuerdo contigo, Bimbi... en aquello de que todos tuvísteis parte de culpa. Yo sólo veo un culpable: el pequeño grandísimo mentiroso. Culpable por engañarte a ti, por dejar que creciesen tus sentimientos sin ser franco contigo y culpable por traicionar a su pareja. Será todo lo especial que quieras para ti, pero yo personalmente gente así no la quiero en mi vida, ni como amigo ni mucho menos como pareja. Siento toda esta historia porque yo también viví algo parecido (aunque al menos conmigo fue sincero desde el principio) y sé de sobra lo duro que todo esto es.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Lo bueno de todo esto es que finalmente pudistéis hablarlo y ahora mantenéis una amistad.

    Supongo que aún siendo una historia bastante complicada, guardarás recuerdos muy bonitos y al final es con lo que te tienes que quedar.

    Un beso

    UT

    ResponderEliminar
  9. todo se entiende.. se habla de amor, de sentimientos.. no podemos controlar lo que sentimos.. y tampoco lo que hacemos.

    racionalmente ninguno entendemos hacer daño, que nos lo hagan y mucho menos hacérnoslo a nosotros mismos... pero cuando llega el momento... se hace.

    tú conocías las reglas del juego, él también.. la tercera persona no (esto no es justo).. pero tú conociéndolas, jugaste, arriesgaste... y en un momento determinado perdiste... a la larga ganaste, claro pero... se pasa mal y es duro.

    y sobre todo te entiendo en lo de que fue una de las etapas más bonitas de tu vida.. porque no lo dudo para nada y por cómo lo has transmitido.

    un besazo Bimbi!!!

    ResponderEliminar
  10. Lástima lo que sufrirías...Yo Bimbi tengo que reconocerte que no entiendo las infidelidades aguantadas...es decir ¿uno no se dá cuenta de que si él engaña luego le pueden hacer lo mismo a él? Quien la hizo una vez puede reincidir...
    Bueno es un lío mental mío. En cualquier caso estás super recuperado...BiEN por ti. besos

    ResponderEliminar
  11. Lo mejor de todo es que ahora seáis amigos, que él sea uno de tus mejores amigos. Es dificil conseguir eso cuando se ha tenido un "pasado" y no facil precisamente...
    Te mando un cachito de mar y un beso bien fuertote!!!

    ResponderEliminar
  12. Desde mi punto de vista el único que obró mal es tu amigo. El tenía pareja tu no, ¿o si?
    El novio defendía su pareja (no se para qué) pero no es contigo con quien tenía que hablar sino con su chico. Y el chico en cuestión es quien debería haber hablado contigo y dar la cara.
    Pero vamos que son cosas propias de la inmadurez, de la juventud, del aprendizaje... Después de todo es normal o por lo menos comprensible.

    ResponderEliminar
  13. Hay pequeños de corazón grande...
    Uou. Joderjoderjoder mi Jabicho...

    ResponderEliminar
  14. "...pero el tiempo todo lo cura." Me quedo con esa frase; dicen que es cierto, yo voy a comprobarlo.

    ResponderEliminar
  15. Lo bueno es que crecísteis y madurásteis en todo el tiempo sin veros, y ahora podéis disfrutar de una gran amistad. Hay gente que no quiere madurar ni a la de tres, y comete y comete las mismas tonterías por puro egoismo o capricho. No lo llamo inconsciencia porque uno tiene muy claro dónde se mete y a quién puede hacer daño cuando juega a varias bandas.

    Un besote, Bimbineitor.

    ResponderEliminar
  16. Y yo que pensaba que te había contado unas cosas en este post....

    ResponderEliminar

Deja un comentario que nos alegre el día