viernes, 18 de junio de 2010

Cosiendo botones

Cuando me rompió la camisa y me llamó niñato consentido me sentí totalmente humillado.

Nadie me había tratado jamás tan mal y todo por una estupidez.

Yo era un adorno más en la decoración de su casa, un niño bonito de ojos azules y aspecto inglés que hacía juego con el acuario y con sus visitas plagadas de cantantes noveles y aspirantes a miembros de la high class.

Me mandó a casa con la orden de coserme los botones de la camisa que me había destrozado y así lo hice. Por cada botón una lágrima.



Meses después recibí una llamada. Desde una hamaca en una playa Brasileña reconoció que había sido un autentico hijo de puta por haberme puesto la mano encima.

Siempre he considerado que reconocer los errores tiene merito y le perdoné aunque desde entonces he procurado no volver a tenerle cerca.

No me gusta estar cosiendo continuamente y hace tiempo que decidí dejar de ser un capricho para empezar a ser yo mismo.

R.E.M. - Everybody hurts


Todo lo que cuento aquí es real. Sucedió hace 14 años. Algunos ya lo sabíais, pero he querido volver a compartirlo

18 comentarios:

  1. No soy muy de palabrotas, pero mecagüen la madre q lo parió!!!!!!, HE DICHO.

    Gracias por ser así

    Dos mil besos

    ResponderEliminar
  2. Hay gente mala en el mundo y es una pena que personas como tu se las tengan que encontrar con esas personas, pero el tiempo, las palabras y la reflexión te habrán llevado a perdonar, pero no a olvidar, y eso es bueno, para que jamás se repita algo así.

    :)

    ResponderEliminar
  3. Puf, es una situación complicada, y lo malo es que muchas veces nos sentimos tan pequeñitos que aunque nos hagan estas cosas seguimos dejando que nos traten mal, no se, a mi me da miedo encontrarme con alguien así, porque no se si podría ser capaz de dejarlo....

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  4. haces bien en perdonar pero no aceptar...
    personajes así mejor no encontrarlos en el camino aunque por otra parte ofrecen lecciones impagables. Seguro que te ayudó a aclarar ciertas cosas y a ser tu mismo... aunque por las malas (que no se justifica) le tendras que agradecer eso :-)
    (preciosa canción)

    NoSeCoser_Besos

    ResponderEliminar
  5. la violencia física es intolerable

    la humillación, la vejación ... es imperdonable, me alegro que supieras librarte de alguien así. Alguien que te anula, que te hiere... es alguien que no te quiere

    un besazo bimbi

    ResponderEliminar
  6. Cuando pasan estas cosas nunca se puede añadir nada más sin sacar a la persona primero.

    Un abrazo.

    http://open.spotify.com/track/4L5aceqmUGuzdxl074xNjA

    ResponderEliminar
  7. Era se una vez una persona que tenia el corazon blanco. Durante toda su hasta ese momento corta vida jamás habia sentido odio hacia nadie ni concebia la falta de respeto,no entendía que nadie se sintiese superior a nadie, ni que nadie maltratase de ninguna manera a un semejante.
    Un dia le conocio. Le fascinó y se enamoró...pero un poco más tarde descubrió que todo el glamour que respiraba y que respiraban quienes le rodeaban era totalmente postizo...era falso, sin valor, era un snob con corazon negro, sin alma que solamente sabía maltratar e humillar de forma continuada. Un dia se plantó y le dijo las cosas a la cara para quedarse a gusto.Le soltó a la cara de una manera seria, firme pero aguantandose todas las lagrimas que le intentaban brotar todo lo ruin y poco noble que era.

    ResponderEliminar
  8. Ya esta aqui "la que faltaba"
    A la vista está que no puedo ser adorno de nadie, porque más bien soy uno de esos "pongos" del todo a 100, pero si, también he cosido muchos botones y la verdad es que siempre, una y otra vez me juraba que sería la ultima. Perdono pero no olvido y me siento tan incapaz de hacer daño a alguien que cuando me he dado cuenta de que inconscientemente lo he hecho me rompo por dentro. Prometo contarte cositas cuando mi cuerpo se recomponga

    ResponderEliminar
  9. ¿Pero te llamó para reconocer su error realmente o porque quería volver contigo y ese era el camino?

    A ese tipo de gente no hay que acercarse ni con un palo. Me alegro de que te libraras de él.

    Un beso (y unos botones)

    ResponderEliminar
  10. Me alegro de volver a leerte, me parece que tu nuevo blog va a estar lleno de sinceridad, y me gusta eso.

    Un beso fuerteee!!

    ResponderEliminar
  11. A mi Bimbi que no me lo toquen. Y me encanta ver como el tiempo pone a cada uno en su sitio y nada de ir a que me cosan los botones en otra casa. QUe ME los tenga que coser quien los rompió... Aunque sea arrastrados...

    ResponderEliminar
  12. Si es que hay mucho cabrón por ahí suelto! El amor es ciego y es difícil darse cuenta de la realidad; pero las cosas ocurren por alguna razón y cuanto más lejos mejor. Un beso

    UT

    ResponderEliminar
  13. No es el caso, pero quizás es eso... que quiero ser yo mismo

    ResponderEliminar
  14. "El tiempo entre costuras" se llama la novela esa que está teniendo tanto éxito (no veas las colas que tenía la autora en la Feria del libro)"La guerra de los botones" se titulaba aquella película francesa de los 50. "Cosiendo botones" es también un buen título. Es importante poner a las cosas una etiqueta y guardarlas donde no molesten.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Bueno, ya te he encontrado. Si quieres, quito el comentario que dejaste en el blog, para que no lo vea quien no deba, tú me dices.

    Por cierto, me ha gustado eso de "No me gusta estar cosiendo continuamente y hace tiempo que decidí dejar de ser un capricho para empezar a ser yo mismo."
    ;)

    ResponderEliminar
  16. Siento muchísimo que hayas tenido que pasar por eso..nadie se merece ese trato pero menos aún gente tan sensible y buena como tu.
    No te conozco personalmente pero intuyo en cada una de tus letras el tipo de persona que eres.

    Me alegro de que dejes de coser, yo tb lo dejé hace poco y es liberador.

    Muchos besos, (me encanta tu nuevo blog)

    ResponderEliminar
  17. Pues yo no lo sabía...pero no te imaginas la rabia que me ha entrado... Esa gente...muy lejos y los perdones no valen, no en este caso.
    Millones de besotes y achuchones Spori

    ( Por cierto,no me llegan las actualizaciones de tu blog... a ver si consigo arreglarlo pq me he hecho seguidora ya como 10 veces...)

    Más besotes cielo

    ResponderEliminar
  18. Ays, qué delicadeza, llamar desde una playa brasileña para reconocer su capullismo.... anda y que se tueste hasta oler a requemao.

    Tú cose lo que tengas que coser, pero que sea porque tú lo rompes, que hay que arreglar muchos botones en el camino. Los que te descosan otros, que los arreglen ellos...o les mandas la factura!

    Un besote, Bimbineitor.

    ResponderEliminar

Deja un comentario que nos alegre el día