sábado, 22 de noviembre de 2008

El placer de estar en familia

Cuando era pequeño la llegada de la navidad significaba tener la casa llena de familia y eso me encantaba.
Mi madre tiene 11 hermanos y el día de año nuevo ir a comer a casa de los abuelos equivalía a reunirnos alrededor de 40 personas entre primos,tíos y abuelos.
Con los años las cosas cambian y ,bien por el ritmo de vida o por circunstancias diversas ,esas reuniones fueron desapareciendo,pero hace poco he recuperado el placer de estar con la familia.
El verano pasado se casó una de mis primas y decidí que había que ir para recuperar ese espíritu familiar. Esta vez no podía fallar.

En la boda pude reencontrarme con primos y tíos que hacía años que no veía. A alguno de mis primos si me lo cruzo por la calle no le reconozco.
Fue genial recuperar ese contacto.
Poco después,animado por ese espíritu familiar, decidí asistir a otra reunión familiar, pero esta aún mayor. Se juntaban todos los familiares por parte de la rama de mi abuelo materno: 42 personas nos juntamos a comer en un pueblito de Burgos.
Fue la pera!!! me sentí como en aquellos días en casa de los abuelos en los que se tenían que poner mesas extendidas y comer redondo con puré de patata era el mayor de los placeres.
Y es que no hay nada más lindo que la familia unida!!
Fofito - La familia unida

2 comentarios:

  1. Mi familia también es grande aunque no tanto como la tuya!

    Mi padre son siete hermanos y mi madre dos. En total sumamos muchos y eso me encanta.

    ResponderEliminar

Deja un comentario que nos alegre el día