jueves, 16 de octubre de 2008

De la especie risa floja

Desde pequeño he tenido una facilidad increíble para soltar la carcajada donde menos te lo esperas. Mis ataques de risa son famosos.
En el colegio siempre que íbamos a la capilla soltaba mis sonoras risotadas que iban aumentando de volumen cuanto más intentaba controlarlas. Más de una vez termine por el suelo llorando a lágrima viva. El pater lo dejo por imposible. Era empezar el “ vienen con alegría señor cantando vienen … “ y mis compañeros girar su cabeza hacía mi posición esperando mi concierto carcajil.



Que le voy a hacer soy de la especie risa floja. La chorrada que al de enfrente le es indiferente a mí me provoca estas reacciones. Es de familia.
Los risa floja tenemos tendencia a percibir aquellos minúsculos defectos, tics o tonos de voz que los demás no ven y claro si estamos en grupo y nos encontramos con otro de la especie no nos hace falta más que una subida de ceja para empezar a troncharnos. Que se lo cuenten a mi tres carabelas. Siempre que tienen visita mayor hay garantizada una buena sesión de risoterapia.
Hoy ,rebuscando entre mis cosas, he encontrado una redecilla y una dentadura de estas de juguete. No me ha hecho falta más. Automaticamente las carcajadas han empezado a salir.
La protagonista de mi risa incontenible, a la que previamente yo había dado un susto por la ventana, no tuvo mejor ocurrencia que venir a echarme una sonora bronca sin su dentadura y con su redecilla en el pelo. No era falta de respeto si no la escena en sí. Yo sólo oía: deggde luego pafefe mentira fe fengas los faños que fienes …..
., pero la pobre cuanto más me reñía más risa me provocaba.

No te esfuerces no lo entenderás salvo que seas un "rideva nervosamente" *

¡¡¡Que bien sienta la risoterapia!!!

Mecano – Me río de Janeiro


* risa floja en italiano

9 comentarios:

  1. Hola Jarque, me he engachado a tu blog. Veo que has hecho caso de mi sugerencia.Me imagino la escena que describes y la verdad, es muy divertido. Como no te conozco, no se a que te refieres cuando hablas de las carabelas, pero es igual. Tienes razón ¡que buena es la risoterapia!

    ResponderEliminar
  2. ja,ja, ja ¡qué risa! Me he divertido mucho. Espero la continuación

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJAJAJAJAJAJA, Es verdad, empiezas a contar lo de la redecilla y ya recuerdo la escena. Muchas gracias por conseguir arrancarme unas carcajadas hoy, el trabajo es duro y lo estaba deseando.
    Noah.

    ResponderEliminar
  4. Aunque hoy no está siendo un día especialmente feliz para mí por diferentes motivos, no he tenido más remedio que reirme con la historia que has contado. Que suerte haber encontrado esta página y quizás algún día poder expresar sentimientos ocultos. Eres un genio

    ResponderEliminar
  5. Hola Jarque, acabo de encontrar tu blog y me he identificadicado con el tema de la risa fuera de lugar que tantas incomprensiones produce. Hoy más que nunca deberíamos reir, precisamente porque se nos dan pocas oportunidades para hacerlo. Espero que tú nos des alguna más ¡Necesito reir!

    ResponderEliminar
  6. eso es una alegria... así le alegras la vida a los demás...

    ResponderEliminar
  7. Como soy tan pequeñita
    y tengo tan poquita voz
    solo te puedo decir
    ¡¡que me gusta lo que escribes!!

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, broth, tenemos tantas cosas en común, yo también tengo la risa fácil, demasiado fácil, y lo veo como un problema, ya que he llegado a dar el pésame descojonado de la risa, pero me alegre ver que no soy un bicho raro, o mejor dicho, que no soy el único bicho raro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. yo no soy de carcajada, pero si de reirme de todo y estar siempre con la sonrisa a cuestas... alfin y al cabo creo que es la mejor opción.

    La elección musical... demasiao'! Que grandes!!!

    ResponderEliminar

Deja un comentario que nos alegre el día